miércoles, 5 de septiembre de 2012

Pequeña nota sobre Tiempos de Dictadura + pequeño análisis



Tiempos de dictadura es un documental venezolano, dirigido por Carlos Oteyza, que abarca el periodo comprendido entre 1948 y 1958 durante la dictadura del entonces teniente coronel Marcos Pérez Jiménez. En líneas generales este trabajo resulta bastante completo y equilibrado en cuanto a todos los hechos resaltados, apoyados con testimonios de personajes conocidos de la política venezolana.

En el transcurso del documental el público puede observar detalladamente como un hilo de poder se fue entretejiendo desde las fuerzas armadas nacionales, comandadas en un principio por la Junta Militar de Gobierno que se encargó del rumbo de la Nación luego del golpe de estado que le diera a Rómulo Gallegos en 1948.

El trabajo de la post-producción es muy aplaudible, con animaciones muy bien desarrolladas, que dan un toque artístico en el momento de representar las acciones que desencadenarían todo el hilo histórico de diez años de dictadura.

Entre los colaboradores que dieron testimonio de sus vivencias durante esta época tan tormentosa del país, estaban Teodoro Petkoff, Pompeyo Márquez, Américo Martín, Oscar Yánez, entre otros. Sin duda, estos recuerdos son el motor que da marcha a este trabajo, matizando de esta manera una historia que evita ser olvidada solo por las huellas de progreso y represión que se vivieron en aquellos días.

El final del documental llega con el tan conocido 23 de enero de 1958, día en que Marcos Pérez Jiménez huye a bordo de la Vaca Sagrada y Caracas sale a la calle en júbilo por el derrocamiento de la dictadura y el comienzo de una nueva era de libertad. (Sí, el spoiler más obvio del mundo)

En conclusión es un documental muy recomendable que aborda el pensamiento nacional de la década del 50 desde todos los ángulos y refleja ambas caras de la moneda, tanto el progreso que Venezuela logró alcanzar con el desarrollo integral de todas las actividades sociales y económicas, como las políticas represivas que atentaban contra la libertad de expresión.

Mi pequeño análisis de este momento histórico…

Teniendo en cuenta que Venezuela venía de una serie de acontecimientos históricos en los que la democracia se había visto interrumpida, y que ningún plan de gobierno se llegó a completar. Es entendible que el gobierno de Pérez Jiménez se diera y sentara una base que al principio era demasiado sólida como para ser corroída por una oposición desorganizada y enfocada en intereses personales. (Mi mensaje subliminal Nº 1)

Es bastante cuestionable aquella idea de libertad que se tenía en aquél tiempo, y más si tomamos en cuenta que quienes estaban al frente de la oposición eran de tendencias izquierdistas, y muchos autoproclamados comunistas, que como nos enseña la historia siempre terminan derrotados por su falta de sentido común. Es preciso preguntar a todos aquellos que nos liberaron de la dictadura ¿Están satisfechos con el resultado que obtuvieron, y los 54 años siguientes de libertad? ¿Si hubo una verdadera mejora?

Otro punto importante a tocar es el querer comparar aquella dictadura con el gobierno del comandante presidente Hugo Chávez Frías quien es conocido por ser un buen tipo que canta, baila, recita, habla por 13 horas, echa chistes, relata sus aventura y hace de todo menos desarrollar importantes proyectos de infraestructura, urbanismo, ni pagar la deuda externa o por lo menos organizar desfiles decentes que ni en lo más mínimo le llegan ni a los talones de aquel acto llamado “La semana de la patria”.

Que si bien hay prisioneros políticos (bueno eso dicen unos apátridas, yo no se…), que hay muertos en este gobierno (todos los gobiernos cargan con una muerte, así sea accidental, pero yo sé que este gobierno es distinto, lo sé…creo) y que ha cierta censura, si lo hay, pero tienen que admitir que en una medida mucho menor “POR AHORA.... los objetivos que nos planteamos no fueron logrados” (Mensaje subliminal Nº2)

En conclusión, se pueden ver ciertas similitudes, desproporcionadas, pero similitudes al fin. Sin embargo me parece un sacrilegio hacer comparaciones directas, pues el ideal tan pobre que se tiene en la actualidad de lo que debería ser un gobierno dista mucho del ideal que tuvo Pérez Jiménez en algún momento.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada