lunes, 14 de febrero de 2011

Un año del blog más importante de la (mi) historia

Hace un año el primer artículo fue publicado y con él la fama y el dinero han tocado a mi puerta, pues si antes vivía en una mansión dotada con las comodidades que un burgués capitalista como yo puede necesitar, desde que abrí mi espacio vivo en un castillo protegido por dragones, y por karatekas montados en velocirraptors que escupen ácido.

En el centro de mi castillo se encuentra un jardín, el que rodea una estatua mía de cinco metros. Este espacio está lleno de árboles de dinero que yo mismo sembré hace unos meses atrás. Con unas monedas de Bs. 1 he cultivado árboles que dan billetes de Bs. 100, y hasta he cultivado un bonsái que como fruto da billetes de 50, ustedes saben para usarlas de servilletas. Los árboles de dólares los tengo en mi invernadero personal a un lado del jardín.

También tengo una sala de recreación en donde me gusta disfrutar de los espectáculos que me ofrece mi bufón personal cada vez que baila ska. Cuando estoy de buen humor suelo soltar un león para que persiga al pintoresco personaje de baja estatura que baila con tanta gracia. Con el tiempo le he tomado cariño pues las muecas de terror en su cara son únicas y graciosas.

Mi habitación se encuentra en la torre más alta del palacio, desde donde veo todos mis dominios, y a todos mis súbditos quienes fielmente me alimentan con un menú variado, el cual comprende desde caviar, pasando por pavo, pato, sushi, hasta comunistas horneados. No me puedo quejar el blog me ha ayudado bastante.

Sigamos con la parte baja de mi territorio, es este el lugar en donde habita mi Némesis, aquel al que llamaremos Roland. A este personaje le he comprado un televisor con puros mensajes capitalistas, de esos que dan asquito. Además de esto solo come Mcdonald’s y está engordando de manera muy acelerada, cada vez que lo saco a trotar se ahoga más rápido, y tengo que emplear el látigo con mayor fuerza.

Una de mis actividades favoritas es farandulear con mis panitas escritores, como Stephen King, Christian Jacq, el fantasma de Tolkien (no pregunten), y gastarle bromas a Dan Brown, mi favorita es la de: “¡Cuidado tienes al papa con un cuchillo detrás de ti!” a lo que siempre voltea asustado, para darse cuenta de que en realidad está el papa (un doble) en sus espaldas con un cuchillo. Dan siempre se molesta pero es imposible no hacer esto.

Otra de mis actividades favoritas es invadir los terrenos de aquello bárbaros que han intentado expropiar mis tierras, si antes tenían pocas tierras ahora tienen menos (jajaja soy genial). Esta tarea sería imposible sin mi general Raúl, quien ha acabado con las fuerzas de los ninjas socialistas, traicioneros y antisociales.

Mi deporte preferido es darle lepes a todos los comunistas que caigan en mis mazmorras. Siempre es divertido ver como se molestan y hablan en su idioma, que suena como la maestra de Charlie Brown pero con un acento más diabólico y malvado.

Hay todavía un centenar de cosas que contar, esto es solamente un abrebocas de mi vida, mi blog ha significado una vía de escape al aburrimiento y me ha permitido expresarme libremente sobre aquello temas que desde siempre me han cautivado, y que desde hace un año he desarrollado de una manera más personal y a la vez más pública.


Pos: la foto de la parte superior es de la casa del jardinero, mi castillo no puedo mostrarlo por cuestiones de seguridad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

je je je ¡qué genial! Yo quiero una vida igual.

PD: Podrías presentarme a tu jardinero ja! ja! ja!


Lulismar E.

DRK. dijo...

Claro cuando quieras, se llama Rafael y viene del Junquito.

Publicar un comentario en la entrada