martes, 23 de febrero de 2010

Culpables por naturaleza


El lado más oscuro del corazón se encuentra en la parte mas humana del existir, ¿Hay realmente un alma que nos guíe por el camino a seguir? ¿O es solo una esperanza más de lo que alguna vez nos salvará de la desaparición total de este plano existencial? Estas preguntas se han oído no cientos ni miles de veces en la historia del pensamiento, estoy seguro de que no hay un nombre existente para el número de veces que estas preguntas han pasado por la cabeza de algunos de estos seres a los que llamamos pensantes y que de vez en cuando parecieran ser menos civilizados que todo lo que les rodea.

Esta civilización tan poco civilizada ha crecido con el pasar de los años, buscando siempre el progreso, pero ¿Cuál progreso? Aquel que ha logrado esta retorcida psicosis de la autodestrucción, la cual se plantea perfectamente como el resultado del adelanto tecnológico, que con el desarrollo del conocimiento de la humanidad este ha ido incrementándose de manera desmedida. Y ¿A que se debe este miedo de la humanidad que ha estado vivo desde los comienzos de la historia? Pues como respuesta concreta solo puedo decir… que no lo sé, sin embargo si creo que tiene que ver con aquella culpabilidad que tenemos, porque si mal no recuerdo tenemos una consciencia, que buena o mala, siempre, en algún momento de nuestras vidas nos quitará el sueño.

Ahora, ¿culpabilidad de que? Del mal obrar, del pecado que todas las religiones condenan, pero el cual ninguna puede prevenir, o es simplemente la culpabilidad de saber que hagamos lo que hagamos nada será perfecto, puesto que por alguna razón fuimos creados con imperfecciones. Entonces el punto de esta disyuntiva es, que nos sentimos culpables de defectos que vienen incluidos en el paquete, y que aunque preguntemos y pataleemos no se venden por separado. Un punto que tenemos que comprender es que nuestra mente está diseñada para que se desarrolle a medida que las adversidades crezcan, y como prueba de ello está esta patraña tan obvia llamada evolución que fuera notada por Darwin y que hasta el día de hoy ha sido objetada por ciertas personas que están mas interesadas en tratar de proteger la creencia en la cual han sustentado sus vidas (coprófagos), que por encontrar la única verdad.

¿Única verdad? Todos sabemos que no existe, ¿pero eso realmente importa? Es decir, la verdad absoluta no importa puesto que todos tendremos un punto de vista de cada situación que suceda, siempre tenemos que recordar que somos sujetos, y como sujetos que han desarrollado emociones e intelectos tenemos la tendencia a ver con nuestro corazón y engañar a nuestro sentido común. ¿Es realmente reprobable nuestra conducta? “Aquella que nos llevará a nuestra perdición”, ¿Es que acaso no estamos siguiendo los lineamientos de la conducta que hemos desarrollado por naturaleza a través de la evolución? Tenemos que aprender a aceptar que hemos hecho daño, y que ese daño será simplemente la piedra con la cual nos toparemos y producirá una caída vertiginosa, que en efecto será dolorosa. Sin embargo nos levantaremos y comenzaremos de nuevo, sin la misma fuerza pero volveremos, como siempre lo hacemos. No es que seamos inmortales, ya que todo lo que comienza tiene su fin; simplemente no es nuestro tiempo partir.

Para concluir este patético ensayo, de alguien a quien le pareciera correcto escribir algo tan obvio y a la vez tan difícil de ver para algunas personas, puedo decir este insignificante pensamiento dedicado a todos aquellos que piensan que la dependencia de Dios es la que nos mantiene vivos y la cuál nos servirá como medio de salvación.

Hasta el día de hoy no visto a un padre que quiera que sus hijos dependan toda la vida de él, simplemente no lo he visto. Hasta donde yo sé un padre amoroso que se preocupa por el futuro de sus hijos busca que estos se desarrollen y puedan ir por la vida valiéndose de ellos mismos, cayéndose, levantándose y aprendiendo de sus errores. Y repito, este pensamiento es solo para aquellos que se escudan en la dependencia de Dios para generar críticas tan constructivas como una carga de T.N.T. Además tengo que responder a los que seguro preguntarán: ¿acaso dijo olvidarse de Dios? Pues… no gran ser con cerebro de dinosaurio, en ningún momento dije olvidarse de aquella figura que te creó y la cual imaginas a tu conveniencia, simplemente debes estar agradecido con lo que se te da, aquello que te separa de los demás seres vivos, llámalo alma si quieres, pero recuerda que son el alma y la consciencia las responsables de todos los males hechos por el hombre, nacidos de este cerebro progresista regalado por Dios.

DRK

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada