jueves, 18 de febrero de 2010

Las cruzadas del metal

Parte 1: Fuerte y permanente

Si yo les preguntara sobre algo que ustedes consideran perdurable para la eternidad ¿Qué me dirían? Los pensamientos filosóficos desarrollados en la antigua Grecia, o tal vez las pinturas hechas durante el renacimiento, otros me dirán que las estructuras icónicas construidas a lo largo de la historia de la humanidad como es el caso del Coliseo Romano o la Torre Eiffel y La Estatua de la Libertad. Sin embargo si me dan algunas de estas respuestas, solo les puedo decir que… ¡están equivocados! Solo hay una cosa que perdurará en la eternidad, y esa cosa es ¡El METAL!, algo más que un estilo de música.

(NOTA: A todo aquel que haya respondido alguna de las opciones mencionadas anteriormente o cualquier otra distinta a “EL METAL”, le digo que sobre usted caerá una maldición donde todas las noches se le aparecerá el fantasma de Randy Rhoads y le jalará los pies mientras usted duerme placidamente.)

Pues si, el heavy metal es más que un estilo musical, prueba de esto son sus recién cumplidos 40 años de historia. Durante el tiempo que este monstruo ha rondado en los audífonos, cornetas y amplificadores de los jóvenes, este “género” no ha parado de hacer estragos en el mundo de la música. Por medio de la polémica y el uso de lo que es socialmente incorrecto el heavy metal ha a acaparado la atención de todos, tanto sus protectores como sus queridos enemigos (gracias enemigos por su repudio, solo nos dan ganas de seguir adelante y continuar otros cuarenta años cerrándole la boca a descerebrados :) ; su miedo nos alimenta).

Desde su comienzo el heavy metal fue concebido como una forma de música incorrecta. Por allá cuando esos desconocidos llamados “Earth” comenzaron a experimentar con un sonido más lúgubre y líricas relacionadas a las artes oscuras, el hard rock conocido comenzaba a evolucionar. Luego de que el guitarrista de esta banda, “Earth”, sufriera un accidente mientras cortaba láminas de metal (que palabra tan hermosa) y perdiera parte de sus dedos, el sonido que saldría de aquí daría vida a la primera canción de heavy metal de la historia, “Black Sabbath”, esta banda luego cambiaría su nombre al homónimo de su primer éxito.

Aunque este no es un artículo sobre la historia del metal, tenía que comenzar por el por el principio; con esto solo quiero decir que, si desde el comienzo se percibía oscuridad y artes prohibidas (extraídas de un libro de hechicería de la edad media genuino), imagínense cual será la magnitud de la polémica provocada a través de su existencia, la cual ha sido marcada por las mentiras y los mitos de gente mentalmente incapacitada como para comprender que una expresión artística no es más que la representación de un pensamiento, no hay arte maligno, el arte es arte y punto.

Si analizamos todos los contratiempos que ha tenido el metal a través de su recorrido en la historia musical, podremos encontrar desde acusaciones referentes mensajes que incitan al suicidio o adoración satánica (nunca probado) hasta instigación a la violencia y la propagación de mensajes que de alguna u otra forma inviten a la gente actuar de maneras desquiciadas. Por supuesto estas acusaciones las han hecho personajes poco inteligentes que acusan sin pruebas y se sienten intimidados por los sentimientos que todos hemos albergado alguna vez, llámese rabia, odio, desconsuelo, impotencia, y pare usted de contar. Y ¿saben que es lo malo de expresar emociones?... absolutamente nada, simplemente nosotros si nos atrevemos a expresarlo y gritarlo.

Esta es la respuesta al planteamiento hecho al comienzo, el metal seguirá existiendo por la eternidad, simplemente porque es el reflejo de aquellos que sí parecieran tener problemas reales, y que sí se preocupan por hacer un llamado de atención. Y como todos sabemos que mejor forma de llamar la atención que gritando improperios e insultando en su cara a aquellos que se creen superiores solo por decir que rechazan la violencia y apoyan la “moralidad” viviendo en esa frágil bola cristal llamada negación. Realmente esta gente me da pena ajena puesto que ni critica de manera contundente, ni aporta alguna información valiosa, y mucho menos sabe de música.

Para concluir esta primera parte de las cruzadas del metal, he de decir que este estilo de vida, desarrollado en la música, ha de seguir evolucionando y expandiéndose, atrayendo a las masas y deleitando a todas aquellas personas que se sientan identificadas y representadas en las letras de alguno de esos seres satánicos que parecieran ser otro planeta por expresarse de manera audible y contundente. A continuación citaré alguna frase que oí en algún programa en TV, “después de que la guerra nuclear estalle y los humanos desaparezcan seguramente habrá una cucaracha moviendo sus antenas al ritmo del heavy metal”.


Suerte con Randy :) !!!

Dedicado a mi miwa "Ela"



DRK

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada